Archivo documental digitalizado del activismo lésbico, conformado por producciones gráficas y teóricas, registros fotográficos y sonoros, encuentros reflexivos y acciones callejeras de grupos y activistas lesbianas de diferentes momentos históricos, múltiples posiciones políticas, y diversas geografías
de Argentina. Está en permanente construcción, recibiendo nuevos aportes y colaboraciones.

lunes, 29 de marzo de 2010

Actividad por la Pepa Gaitán en Neuquèn

Documento de apertura
Desde Neuquén, activistas lesbianas, feministas y de organizaciones de mujeres nos sumamos a la exigencia de justicia por Natalia Gaitán, joven fusilada por lesbiana en la ciudad de córdoba.
El 6 de marzo Natalia Gaitán, de 27 años fue asesinada de un tiro por Daniel Torres, el padrastro de su novia. Las jóvenes vivían juntas en Parque Liceo, un barrio periférico de la ciudad de Córdoba.
Natalia era una persona conocida y querida en el barrio por su trabajo social. Desde hace treinta años su familia lleva adelante la asociación civil María Pía, que tiene un comedor comunitario, una guardería y ofrece diversos talleres, lugar en el que Natalia trabajaba a la par de su madre y en donde nunca ocultó su identidad sexual. Su madre relató los diferentes maltratos y marginaciones que su hija sufrió por el hecho de ser lesbiana e impulsó que el crimen sea considerado como lesbofóbico.
Natalia fue asesinada por lesbiana, por un padrastro que no estaba de acuerdo con la relación que ella tenía con su hijastra, pero además confluyen en este crimen la cuestión de clase (por ser pobre y vivir en un barrio periférico la ambulancia tardó horas en llegar), la expresión de género (Natalia tenía una expresión de género masculina, que hace visible el deseo lésbico y la falta de obediencia a los cánones de la feminidad), el compromiso social (por su trabajo que llevaba adelante en el comedor), todos factores que encuentran en el pacto social de silencio acerca de la existencia lésbica, un marco para la impunidad y la discriminación sistemáticas, que adquiere el nombre de lesbofobia.
La lesbofobia no es un problema psicológico que se corrige con una terapéutica individual, es un problema político al estar organizada la sexualidad y los cuerpos en función de un deseo que las instituciones del Estado, la iglesia y el mercado, establecen como único y legítimo: el heterosexual.
La norma heterosexual excluye del mundo de lo vivible a lesbianas, maricas, travestis, trans, bisexuales e intersex, y la lesbofobia es una de sus tantas y múltiples expresiones.
Luchar contra la lesbofobia no es una tarea sólo de las lesbianas o del movimiento de la disidencia sexo-genérica, es un compromiso de todas aquellas personas convencidas de que la lucha por la autonomía corporal es constitutiva de las luchas anticapitalistas, antipatriarcales, antirracistas, antiimperialistas y antifascistas.
Por eso, para repudiar ese silencio lesbofóbico y como pedido de justicia,
Hoy somos todos y todas lesbianas, hoy somos todos y todas Natalia Gaitán

Agrupación de Mujeres Pan y Rosas
Feministas Desobedientes
Movimiento Lésbico Emprendedor
Potencia Tortillera

29 de marzo del 2010, neuquèn .-




La lesbofobia no es un problema psicológico. La lesbofobia es un problema político (texto de un volante que circuló)
La
lesbofobia no expresa sólo un miedo personal al lesbianismo como contagio. Es una manifestación de la norma sexo-política de la heterosexualidad compulsiva como ley que regula los cuerpos, placeres y afectos en nuestra sociedad.
La lesbofobia expresa el consenso tácito que hace del silencio, fundamentalmente, el modo de existencia de las lesbianas, promovido por el Estado y todas sus instituciones, así como también por las Iglesias.
La lesbofobia es una política implementada por la heteronormatividad. Por eso, no se habla de la corrección de una actitud personal (“hay que ser más tolerantes con las lesbianas, gays, travestis”), porque no es un asunto individual sino del diseño sexo-político de una sociedad.
Luchar contra la lesbofobia, que especifica la violencia particular que asume la norma hacia las identidades lésbicas (que adquieren múltiples formas de expresión) apunta a la crítica y desmantelamiento de la producción institucional y política de un deseo, el heterosexual, que se instituye y autoproclama como “normal”.
Luchar contra la lesbofobia es empezar a considerar que en la cotidianeidad, ese entramado de acontecimientos vivenciales de una temporalidad que se experimenta como continua, hay cuerpos que por su identidad o práctica sexual-erótica no tienen derecho a vivir porque está pensado desde un único lugar establecido como legítimo.
La lesbofobia no es un problema sólo de las lesbianas, es un problema de todas/os porque es la norma heterosexual en acción imponiendo restricciones y constricciones a unas y otros/as.




miércoles, 24 de marzo de 2010

Gabriela de Cicco


Fusilada por lesbiana

a Natalia Gaitán y a las cumpas activistas

No hay lugar para el dolor
o bien se agarganta hacia adentro
donde en el plexo
las respiraciones
circulan y terminan
en grito de protesta, de lucha.

Aliento de madre que puja
y da vida a la hija que nunca debió morir
así: fusilada, presa del bestiario
que crea la ignorancia y la barbarie.

La bestia impune que gatilla y no se cansa
de matar al deseo que ronda
cuerpos, mentes, almas;
mata a quien sea, pero aquí es
por deseo a la otra.

Dos mujeres juntas crean caos, revoluciones.
Las balas no pueden contra ellas en el plano
de lo que crece desde esa sangre gravitada:
miles de voces, miles de gestos pidiendo justicia.

De una lesbiana muerta
salen otras que deciden decir
sí, yo también soy torta.
Yo también amo
a esa mujer que despierta
o se duerme en mis brazos.

Quiero, queremos, la libertad del amor,
dicen aquellas que salen del agujero fatal
abierto por la bala.

Queremos que ninguna más muera
por amar a esa otra que amamanta hijos,
que cuida enfermos, que da clase en las escuelas.

Amor de mujer a otra,
la muerte no podrá detenernos.

Las que están muertas, las fusiladas,
las violadas, las desaparecidas
se reproducen en nosotras, gritan,
salen a la calle, brillan.

No son mártires, son víctimas.

marzo del 2010.-

jueves, 18 de marzo de 2010

Multisectorial Justicia por Natalia Gaitán

Primera marcha, en Córdoba exigiendo justicia para   la Pepa.  Realizada en el barrio Liceo 2da sección, lugar donde vivía, el 18 de marzo de 2010.

Audio: Cobertura de la Red Nosotras en el Mundo. Entrevistas a Graciela, madre de la Pepa, y a varias activistas. http://www.rednosotrasenelmundo.org/Voces-en-la-marcha-por-justicia




martes, 16 de marzo de 2010

Propuesta anti-lesbofóbica

Compañeras lesbianas y feministas:

El crimen lesbofóbico de Natalia Gaitán puso en evidencia la violencia extrema y el odio que se ejerce sobre las lesbianas.
De acuerdo con otras compañeras, creemos que hay que pensar acciones colectivas para evitar el silenciamiento y el miedo en las lesbianas. Entendemos que hay que salir a la calle, sacarnos el miedo y empoderarnos.

Desde “Malas como las arañas” junto con otras compañeras vamos a Stenciliar la ciudad de La Plata con esta fase:

“Si juntas gritamos TORTILLERA se acaban el miedo, la muerte y el silencio”


Invitamos a todas las compañeras a hacerlo en sus lugares y esperamos mas propuestas…


Malas como las arañas – Lesbianas Feministas – La plata

domingo, 14 de marzo de 2010

Fusilada por lesbiana

Ni la prohibición, ni los tabúes pudieron con el deseo de Natalia. Con su deseo que desobedeció el mandato heterosexual. Con su cuerpo que ni la injuria ni la discriminación cotidiana pudieron controlar. Con su vida erótico-afectiva que los procedimientos sutiles y silenciosos de las instituciones no pudieron rectificar. Por lesbiana. Natalia Gaitán, pobre, de 27 años, residente en la ciudad de Córdoba, recibió un balazo de la fálica escopeta del padrastro de su novia el sábado 6 de marzo. Fusilada. Fusilado el cuerpo, fusilado el deseo, fusilado el impulso vital. Fusilada por lesbiana.

La lesbofobia hace estragos en nuestras vidas. Sus manifestaciones van desde la negación sistemática de la existencia, la compulsión a la mudez, la violencia del insulto, las miradas amenazantes o reprobatorias, los golpes y violaciones, el encierro en las casas, la expulsión de los hogares, el deseo de muerte por parte de padres y madres, la patologización inmediata, el temor a perder la tenencia de lxs hijxs, la burla cotidiana, la pérdida del trabajo, la desocupación por falta de “buena presencia”, hasta el asesinato liso y llano. Desde una infinidad de formas de extorsión que pretenden –y logran-convertir en horror una y muchas vidas, hasta la muerte marcada con la legitimidad que se da a sí mismo el pistolero y una ambulancia que tardó demasiado en llegar.

El asesinato de Natalia muestra cuán represiva es la ley heterosexual cuando los mecanismos institucionales de normalizaciòn no pudieron controlar ese deseo, esa atracción erótico afectiva que las instituciones siguen patologizando aunque a veces se llenen la boca de “los mismos derechos” y “el mismo matrimonio”. Hoy escuchamos muchos discursos progresistas cruzarse al hablar del matrimonio entre personas del "mismo sexo", discursos que ni siquiera nos nombran porque no pueden decir "lesbiana". Hay algo que es claro, la lesbofobia no se soluciona con más de lo mismo.

No sólo el fundamentalismo heteronormativo/heteropatriarcal, con su oposición a la legalización del aborto, a las leyes de educación sexual y a tantos otros derechos, desarrollan una política del odio; éste también se esparce en cada retícula de la vida diaria. Allí donde nos quieren hacer creer que somos como cualquier otra persona, que gozamos de plenos derechos individuales, mientras nos piden decoro y silencio a cada paso, mientras pretenden encerrarnos en el “cerquito de la felicidad gay friendly”, mientras hacen de cuenta que no existimos.

En el año del bicentenario, en este país que conmemora aquella gesta patriótica que instituyó el primer gobierno propio, se matan lesbianas, esas que deciden vivir un deseo propio. La escopeta se llama lesbofobia. Los perdigones se llaman heterosexualidad obligatoria y nos alcanzan a todxs.

Habrá quienes digan “una muerte más de una mujer” ocultando a propósito que Natalia era lesbiana, habrá quienes llorarán por las resonancias de ese proyectil en otros cuerpos, habrá quienes sangrarán con la intensidad de la exigencia de castigo al que gatilló, habrá quienes impulsen figuras jurídicas que incorporen el crimen de odio, habrá quienes marcharán por las calles exigiendo justicia, habrá quienes gritarán el nombre de Natalia para conjurar la rabia, habrá quienes escribirán comunicados y declaraciones denunciando el régimen heteronormativo. La herida no puede ser suturada porque es la memoria de la norma. Entonces, lo que no puede haber, por Natalia, por su novia, por nosotras, por nosotros, por nosotr*s, es silencio.

¡¡Basta de lesbofobia para mi y para tod@s ya!!

Si querés sumar tu firma, mandá mail a tanmalacomobuena@gmail.com

Verónica Marzano - lesbiana - buenos aires
Sonia Gonorazky - lesbiana - buenos aires
Gabi diaz Villa - lesbiana - buenos aires
valeria flores - activista lesbiana feminista queer - Neuquén
Vir diaz villa - lesbiana - buenos aires
Ana mines - lesbiana - buenos aires/Tucumán
Charo Márquez Ramos - lesbiana - Buenos Aires
Sonia Sanchez
Lesbianas y Feministas por la Descriminalización del Aborto
Y siguen más firmas

viernes, 12 de marzo de 2010

Actividad por la Pepa Gaitán

12 de marzo de 2010 - Casa de Córdoba - Buenos Aires




Primera convocatoria denunciando el asesinato lesbofóbico de la Pepa Gaitán. Participaron La Casa del Encuentro, el Grupo de Jóvenes de la CHA, Apostasía Colectiva, Pan y Rosas, y activistas independientes.

Pegamos carteles y repartimos volantes.



La Casa de la Provincia de Córdoba bajó su persiana en cuanto llegamos. La CHA entregó un documento de repudio. Vale, Sil y Pao, activistas independientes, realizaron una performance alusiva al lesbicidio.





más fotos en otra Picasa
de Pao Lin
.



domingo, 7 de marzo de 2010

Asesinato de Natalia Gaitán


Natalia Pepa Gaitán es asesinada de un escopetazo por el padrastro de su novia en Córdoba, el 7 de marzo del 2010.