Archivo documental digitalizado del activismo lésbico, conformado por producciones gráficas y teóricas, registros fotográficos y sonoros, encuentros reflexivos y acciones callejeras de grupos y activistas lesbianas de diferentes momentos históricos, múltiples posiciones políticas, y diversas geografías
de Argentina. Está en permanente construcción, recibiendo nuevos aportes y colaboraciones.

domingo, 27 de abril de 2008

Fugitivas del desierto


Afiche realizado para un encuentro de Espacios Okupados y rekuperados, realizado en El Galpón (abril del 2008), Neuquèn.

Texto del volante 

  
OKUPA TU CUERPO

En el capitalismo hetero-patriarcal racialmente estructurado del Tercer Mundo, el cuerpo es el espacio sometido a más regulaciones por parte del Estado, La Iglesia y el Capital.
Nada es natural. Desde las actividades domésticas, las rutinas de trabajo hasta las prácticas sexuales y los imaginarios eróticos son parte de políticas de control del cuerpo para hacerlos productivos, para moldearlos en la lógica del consumo, para normalizarlos hacia la heterosexualidad. El control de la vida que impone fronteras, divisiones, marcas y estigmas.
En nuestra sociedad hay cuerpos con derecho a vivir y cuerpos que serán considerados descartables, cuya existencia carece de valor social porque no responden a los parámetros estándar del “buen ciudadano” de clase media, varón, blanco, heterosexual, occidental y cristiano.
Travestis y trans por subvertir la norma de género; lesbianas y maricas por disidentes sexuales; los jóvenes pobres por portación de “rostro”; las mujeres pobres por gestar su autonomía; las personas intersex porque sus cuerpos presentan variaciones respecto de la anatomía genital normativa; las prostitutas por ser estigmatizadas moralmente por hacer del sexo una actividad mediada por el dinero; los/as trabajadores/as por luchar contra la explotación; las personas discapacitadas por cuestionar las capacidades normales instituidas; el pueblo mapuce por luchar por sus derechos sobre el territorio y la interculturalidad. Todos cuerpos que se rebelan contra lo considerado “normal”. Carne que se tensa entre la expropiación de las decisiones y la autonomía.
Aprendemos a mirar las opresiones como algo fuera del cuerpo, como “sistema”, esa es la estrategia para naturalizar la intimidad del poder, para separar en “público” y “privado”; sin embargo, ningún ámbito de nuestra vida está por fuera de las relaciones de poder. Hasta el orgasmo es un dispositivo político de saber/poder/placer.
Por eso, una tarea urgente:

CUERPOS REKUPERADOS BAJO CONTROL NUESTRO
  

No hay comentarios: