Archivo documental digitalizado del activismo lésbico, conformado por producciones gráficas y teóricas, registros fotográficos y sonoros, encuentros reflexivos y acciones callejeras de grupos y activistas lesbianas de diferentes momentos históricos, múltiples posiciones políticas, y diversas geografías
de Argentina. Está en permanente construcción, recibiendo nuevos aportes y colaboraciones.

miércoles, 22 de junio de 2011

Lesbianas y feministas por la descriminalización del aborto

Con orgullo y militancia se combate la abortofobia. Memoria activa a 42 años de la revuelta de Stonewall.


El 28 de junio se cumplen 42 años de la revuelta de Stonewall, más de cuatro décadas de la fecha que se toma como inicio del movimiento de lucha LGTB.
La idea de igualdad entre los seres humanos fue y es uno de los pilares fundamentales de los estados modernos. Sin embargo, en el mismo momento que esta igualdad universal se afirmaba, los estados dejaban afuera sistemáticamente a distintos colectivos sociales. La patologización fue y es una manera muy utilizada para justificar e intentar legitimar la expulsión de los colectivos marginados de la posibilidad de ser parte de esa humanidad supuestamente universal. Esto, en la vida concreta de travestis, trans, lesbianas, gays significó -y significa- violencia, hostigamiento y exclusión; trans/lesbo/homofobia generalizada, columna vertebral de la cultura heterosexista, hegemónica en nuestras  sociedades e instituciones.
El closet y silencio fueron estrategias coaccionadas de protección ante la violencia e intolerancia homofóbica. El resguardo en “zonas” y boliches gays, lésbicos y trans fue otra. Sin embargo esto no alcanzaba. Las redadas y razias policiales eran habituales.
Stonewall Inn era el nombre de un boliche de la ciudad de Nueva York donde esto sucedía asiduamente. Éste fue el escenario de la revuelta LGTB que sería punto de inflexión en nuestra historia.
La noche del 27 de Junio de 1969 estallaron enfrentamientos entre un grupo de travestis, lesbianas y gays y la policía local. Éstos duraron varios días. El silencio y la impunidad de las persecuciones y los acosos homo/lesbo/transfóbicos encontraron esta vez un límite firme y colectivo; ahora el repudio a la violencia generalizada, encarnada por la policía, se hacía oír.
El 28 de Junio de 1969 se conoce como el día del nacimiento del movimiento LGTB. El mismo día de 1970 fue la primer Marcha del Orgullo LGTB.
Los acontecimientos de Stonewall dejaron muchos aprendizajes. Pero hay uno que queremos resaltar especialmente: la violencia, la lesbo/trans/homofobia, la patologización, el hostigamiento, la represión, etc. se combatieron con afirmación, con orgullo. Nosotras entendemos el orgullo como lucha. Afirmación política y demanda de ampliar los márgenes de las ciudadanías y el cuestionamiento de la heterosexualidad como destino, como normalidad, se hicieron luchando afirmativamente, reivindicando orgullosamente nuestra existencia aunque esta no haya sido parte de los márgenes de lo que la cultura y el poder moderno establecían como normal: la heterosexualidad.

En Argentina, las ideas de inclusión social e igualdad han cambiado en muchos sentidos en los últimos años. Estos avances no son lineales ni responden a una sólo causa. La patologización tiende tibia y tardíamente reducirse (el 17 de mayo de 1990 la OMS excluyó a la homosexualidad de la Clasificación Internacional de Enfermedades –CIE-, mientras que la lucha por quitar de este listado –su nueva edición saldrá en 2014- a las identidades trans está completamente vigente[1]). Esto tiene consecuencias políticas, sociales, culturales y económicas para el colectivo LGTB y para la sociedad en su conjunto.
A 42 años de Stonewall creemos importante actualizar la experiencia del aquellas luchas: visibilización, lucha y orgullo. Lesbianas y Feministas por la Descriminalización sumimos como fundamental esos insumos políticos para militar por una sociedad más feliz y democrática. Todos ellos forman parte insoslayable de nuestra identidad política.
Contra la violencia abortofóbica, nos organizamos y ejercemos, desde una perspectiva lesbiana de visibilidad y cuestionamiento de la heterosexualidad, distintas prácticas políticas para ampliar los derechos de las mujeres al aborto y a una sexualidad más libre.
Desde el orgullo, afirmamos la legitimidad de nuestros deseos; orgullo lesbiano y orgullo de abortar.


No hay comentarios: