Archivo documental digitalizado del activismo lésbico, conformado por producciones gráficas y teóricas, registros fotográficos y sonoros, encuentros reflexivos y acciones callejeras de grupos y activistas lesbianas de diferentes momentos históricos, múltiples posiciones políticas, y diversas geografías
de Argentina. Está en permanente construcción, recibiendo nuevos aportes y colaboraciones.

domingo, 14 de septiembre de 2014

valeria flores

Para Mac...


Macky Corbalán (1963-2014)


si el ritual de escribir pudiera ser el fármaco que alivie este dolor que rasga cada minuto del día de mi carne hace meses insistiría con obsesiva fe en hacerlo hasta que el agotamiento truncara cada idea en trazos indescifrables garabateados al ritmo de una respiración apenas silente, casi un soplo en la estepa patagónica que dibuja en el aire el aliento luminoso de la poeta que agradece a su cuerpo la aventura de la vida que hoy se le esfuma y tropieza con el deseo mío de que el desenlace no acontezca pero también con el amor de que un pedacito mío ella se lleve a otros mundos quién sabe si para revelar el poema que desfallece en el obrar paciente de la hormiga o en el viento que me arrasa hasta la piel del último hueso de mi ilusión o si para retozar con vegetal agitación en sus moradas de arena que habitó febrilmente en este tránsito terrestre o para abrazar los árboles imaginarios en la bruma del futuro y que esta muerte que fue palabra de tantas versos ahora es su acontecer helado en nuestros corazones estrujados por el desconsuelo porque se hizo ausencia y ya no hay sangre que la reescriba desde su ojito bizco de poeta del infierno… ahora queda llorar y llorar y llorar y abrazarnos y abrir las ventanillas del tiempo para liberar a esa pasajera de besar hereje que en su torpe andar escribió con letra indisciplinada la gota funambulesca que estallaba en la tierra árida para calmar un poco la sed de ese amor que fue su estado de vida 

val
14-09-14




1 comentario:

Kitesha Cariri dijo...

Muy emocionante ese poema, imposible leerlo sin que me vengan lágrimas.