Archivo documental digitalizado del activismo lésbico, conformado por producciones gráficas y teóricas, registros fotográficos y sonoros, encuentros reflexivos y acciones callejeras de grupos y activistas lesbianas de diferentes momentos históricos, múltiples posiciones políticas, y diversas geografías
de Argentina. Está en permanente construcción, recibiendo nuevos aportes y colaboraciones.

viernes, 14 de octubre de 2011

Irene Ocampo



Silencios caníbales


Las palabras se fueron diluyendo. Quedaron algunos colores. En
claroscuro. En general apagados, y con un extraño fulgor en ciertas
partes. No es total silencio. Los sonidos aparecen, pero difusos, en
tonos bajos, susurrantes. Acompañan esos movimientos acompasados.
Roces que recorren partes del cuerpo de la otra. O los labios,
plañideros, enjugándose y acercándose al placer.

Perdemos la noción del tiempo. Y nos parece haber nacido ayer. Estar
estrenando esta piel. La simple línea trazada por la curva de tu
sonrisa luego de mi caricia. Y el mundo aparece en expansión
anhelante. Por fuera de mis sentidos. Pero también pegado a mis
músculos en tensión, y a la relajación que les sigue. Una fulguración.
Un destello en mis ojos parece querer cegarme si me mordés de esa
manera tan caníbal, tan salvaje. Pero separarme no puedo, y espero
sumisa que me dejes libre otra vez.

Actuamos por instinto, por intuición o deliberadamente. Cuando
pinchamos justo esos centímetros que provocan un estremecimiento, un
escozor, y un querer más y más insaciable. Se me hace que si logro que
cierres los ojos, o te muevas sinuosamente, conseguí entrar en tu
mundo de sensaciones. Si al gesto lo acompaña un sonido tuyo, algo así
como un gemido suave y socarrón, aquel pinchazo expandirá su efecto, y
ese sonido pedirá ser contestado de igual modo, o que te pregunte
algo, o que te diga una grosería, o me invente un comentario
inteligente y erótico. O puedo anunciar el próximo devenir de mi mano
sobre tu ombligo, como si fuera una pitonisa.

Anuncios que comemos con los labios. Las bocas beben de a poco la otra
piel. Dejan rastros, como liñitas de babosas. En pocos segundos me
olvidé del último siglo. Lejos, muy lejos quedaron las islas sin
gente. Hoy somos esta brisa suave y cálida entrando en el aire de la
otra. Y a veces es una ráfaga más fresca, que te despeina y te
despierta. Te hace sentir tan viva que esos destellos en tu mirada me
estremecen.

Habitarme de vos quiero. Que las fibras de mis músculos se afinen como
cuerdas de una guitarra que vos tocás con tu lengua y con tus dedos. Y
que seas mi intemperie y mi cobijo. En femenino y en singular. O en un
plural pequeño. Tal vez necesite ese masaje con el que me acercás más
a tus dominios. Y vamos hacia el fuego, como mariposas. Queremos
arder. Derretirnos. Que las pieles, los cueros, los cabellos se nos
chamusquen. Y sí, habrá que juntarnos con cucharita después, porque
sólo quedarán nuestros despojos. Desparramados. Nada de lo que hicimos
o dijimos nos dejó indemnes.

No son meras sensaciones. Tu boca me dejó marcas en mis músculos, en
mis tendones. Mis vísceras silbaban tu nombre cuando vos te movías
como un animal hambriento entre ellas. Pero yo te dejé sin pulmones.
No te preocupes, te voy a dar uno mío, si es que puedo rescatarlo. Tu
cabeza salió rodando. La vi alejarse con el rabillo del ojo. ¿No
habías dicho doy mi cabeza por escucharte en el momento cúlmine?
Partimos de nosotras mismas. Escuché tu aleteo de ave de presa a punto
de darme caza. Una vez entre tus garras me convertí en gusano y
comencé a alimentarme de vos.

Caímos juntas. Mientras me movía, arrastraba tus despojos sobre la
tierra reseca. Henchida de tus nutrientes esperé inmóvil el aguacero.
La metamorfosis me convirtió en una flor del desierto. Mis colores y
suave aroma te atrajeron. Ahora eras un colibrí libando entre mis
pétalos. En silencio. Yo solamente escuchaba el zumbido de tu aleteo.
Mientras tu pico entraba y salía, o se detenía hundido en succión
profunda.

Yo te alimentaba ahora, como vos lo habías hecho antes. Deseaba que
extrajeras todo de mí, porque cuando el sol se escondiera, yo me
cerraría, y desaparecería con la noche. En silencio, bajo las
estrellas de ese cielo oscuro. La brisa nocturna me dispersaría, y
ayudaría a multiplicarme y desarrollarme plural en otras muchas más.



ire.ocampo@gmail.com



publicado en Página/12 - Suplemento Rosario/12

No hay comentarios: