Archivo documental digitalizado del activismo lésbico, conformado por producciones gráficas y teóricas, registros fotográficos y sonoros, encuentros reflexivos y acciones callejeras de grupos y activistas lesbianas de diferentes momentos históricos, múltiples posiciones políticas, y diversas geografías
de Argentina. Está en permanente construcción, recibiendo nuevos aportes y colaboraciones.

viernes, 10 de octubre de 2014

valeria flores


Vista actual de la esquina del sótano (2014) Foto valeria flores



El Sótano de San Telmo. 
Una barricada proletaria para el deseo lésbico en los 70*


valeria flores

Quedó en el aire como un susurro, un rumor abrasador que se suspendió en la atmósfera de algarabía y luego volvió a la memoria muda del activismo. Así, la veterana y férrea activista Adriana Carrasco1, fundadora con Ilse Fuskova de los Cuadernos de Existencia Lesbiana2 (1987-1996) soltó un dato histórico durante la presentación del Archivo Digitalizado del Activismo Lésbico allá por setiembre del 2011: En los años de la dictadura, había un sótano en el que se juntaban las lesbianas y hacían reuniones y actividades. Dado que de aquellos años el Archivo cuenta con escaso material, ese dato se incrustó como una piedra certera y fresca en la política del blog. Por diversos motivos, la punta de esa historia, de esa especie de agujero negro donde se esconden muchas experiencias de la segunda mitad de los 70, quedó flotando en el recuerdo de muchas de nosotras pero sin poder asir el hilo de un relato que lo transformara en experiencia pública, visible y sensible...

* Este artículo fue realizado en base a una entrevista e intercambio de mails con Adriana Carrasco (fines de agosto del 2014), y una entrevista a Ely Lugo Cabral (fines de setiembre del 2014), con quien me contactó Adriana. Las expresiones de Adriana están en cursiva a lo largo del texto, mientras que las de Ely están entrecomilladas y referenciadas. Ambas entrevistas ocurrieron en lugares significativos para ellas. Con Adriana fue a unas cuadras del sótano, que previamente fuimos a ver su ubicación; y con Ely, el primer encuentro lo tuvimos en el Bar La Academia (sobre Callao), que era parte del circuito cultural y político que frecuentaba en los ’70 y donde se reunió varias veces con Martha Ferro, agitadora del sótano.


Texto Completo

No hay comentarios: