Archivo documental digitalizado del activismo lésbico, conformado por producciones gráficas y teóricas, registros fotográficos y sonoros, encuentros reflexivos y acciones callejeras de grupos y activistas lesbianas de diferentes momentos históricos, múltiples posiciones políticas, y diversas geografías
de Argentina. Está en permanente construcción, recibiendo nuevos aportes y colaboraciones.

viernes, 27 de mayo de 2011

Movimiento lésbico emprendedor

El orgullo de emprender

MILITANCIAS: MOVIMIENTO LESBICO EMPRENDEDOR

Suplemento Soy del Pàgina/12 -Viernes, 27 de mayo de 2011


Tuvieron que alejarse de la familia para comenzar a vivir su vida como lesbianas y, aunque no son un grupo estable, emprenden ideas y les ponen el cuerpo a las acciones políticas en la ciudad de Neuquén. Con ocupaciones diversas como estudiantes, docentes, trabajadoras independientes, deportistas, choferes de auto, empleadas, desocupadas, y con un promedio de edades que va de los 20 a los 50 años, ellas conforman el Movimiento Lésbico Emprendedor.

Por valeria flores

¿Cómo y cuándo decidieron organizarse como grupo de lesbianas?

—Después del Primer Encuentro Nacional de Lesbianas y Bisexuales realizado en Rosario, en el año 2008, entendimos que expresarnos era la única forma de provocar cambios en el interior del país.

¿Qué tipo de acciones políticas impulsan?

—Nuestras acciones se centran más que nada en reuniones con debates, muestras y distribución de películas, de literatura propia y de otros grupos. Además participamos en distintos encuentros y nos expresamos y damos a conocer a través del blog en Internet.

¿Cuál fue el acto de lesbofobia más significativo que experimentaron como grupo?

—El 8 de marzo de 2009, las cámaras de televisión de Canal 7 de Neuquén evitaron sacarnos al aire cuando se hacían las entrevistas por el cierre del Ciclo Neuquén Cultural. El intendente Martín Farizano y su comitiva pasó frente a nosotras, que teníamos colgadas la bandera del orgullo y pancartas, estábamos panfleteando sobre la fecha, entonces él se desvió, evitó pasar por ahí, como si no hubiera nadie. Nosotras estábamos al lado del palco, y en la filmación cuidaron que no saliéramos en las imágenes que se televisaron, como si no formáramos parte de la cultura de Neuquén. En otra oportunidad participamos en una muestra de cine lésbico que se desarrolló en el Museo Nacional de Bellas Artes, que era un ciclo que se publicitó y se invitó a la sociedad a concurrir. Estuvo todo bien hasta que finalizó y nos comunicaron que teníamos que retirarnos por la salida de emergencia porque en el Hall Central había un encuentro de tango —que también era abierto al público— y habían clausurado la salida principal. Nos molestamos porque quedó bien claro que no querían hacernos partícipes de dicho evento. No quisieron que pasáramos por ahí.

¿Cuál es el impacto y la recepción de esas acciones en la sociedad en que viven, y en el movimiento feminista y Glttbi de su región?

—En general, somos bien recibidas en los grupos feministas, pero vivimos en una sociedad muy estructurada en la que los intereses de los sectores conservadores luchan para que no se produzcan cambios.

¿Qué desafíos presenta para ustedes el escenario político post-matrimonio igualitario?

—Creemos que es importante la modificación de la currícula educativa, y que los libros de lectura escolar les muestren a los chicos y chicas textos e imágenes con todos los tipos de familia, para que no se excluyan a las niñas y niños de familias homoparentales. Para eso es necesario brindar charlas, talleres y clases sobre diversidad sexual. Además, el culto no debería ser una materia dentro de la educación pública, ni privada. También pensamos que es imperiosa la inclusión de las lesbianas en las políticas públicas de salud, incorporando la propaganda sobre protección sexual para nosotras, la distribución de campos de látex con el mismo alcance que posee el fálico preservativo. Por otro lado, también vemos necesario cuestionar los estereotipos de “apariencia aceptable”, que nos encasillan socialmente en mujer-hombre, por ejemplo: polleras, tacos y maquillaje para mujeres, y pantalones, camisa y corbata para varones.

Natalia Gaitán. ¿Cómo las interpeló su asesinato?

—El asesinato de Natalia Gaitán nos movilizó como grupo; si bien expuso la lesbofobia en su forma más cruda, también nos hizo ver mucha indiferencia. Existe lesbofobia disfrazada en ciertas personas que dicen tener pensamientos progresistas, a la vez que buscan un motivo de persecución laboral o social.

Existe el supuesto de que después de conseguida la ley de matrimonio, poco puede aportar la militancia lésbica. ¿Qué opinan?

—La ley de matrimonio igualitario no resuelve la problemática de fondo. Fue positivo el debate en el Congreso, donde aparecieron los verdaderos interesados en acallar la verdad, reflotando los arcaicos preceptos del pecado, el concepto de familia tradicional, que no hicieron más que exponer la imperiosa necesidad de separar a la Iglesia del Estado. Por ello entendemos que los grupos lésbicos debemos continuar en lucha y unidas.

¿Qué trazos distintivos le imprimen a la identidad “lesbiana”?

—El orgullo de ser.



No hay comentarios: